El bosque dentro de mí. Cuento de Valeria Lara

Un cuento de Valeria Lara, tallerista de Lauri García Dueñas, basado en una ilustración de Adolfo Serra
Detalle de la ilustración original de Adolfo Serra.

Valeria Lara escribió este cuento a partir de las imágenes de Adolfo Serra. La autora tiene 13 años y fue tallerista de «Autobiografía para niñas y mujeres», impartido por la escritora y periodista Lauri García Dueñas



Había una vez un niño solitario sentado en una roca cerca del lago que tenía sus sentimientos escondidos en el fondo de su ser.

El niño inició su descubrimiento, más bien dicho, su otro descubrimiento.

En su camino, encontró lo que llevaba adentro, en ese entonces, lo vio como un monstruo. Él pensó que era malo, pero entonces el monstruo lo empezó a guiar por un camino desconocido, el niño comenzó a ver cuervos en el cielo, también en los árboles encontró ojos que lo seguían, el niño se dio cuenta que eran sus inseguridades.

Después de un largo camino, el monstruo paró y llegó a una gran ciudad, que tenía varios edificios y personas, que el niño reconoció como pensamientos.

El monstruo y el niño se aventuraron más en la ciudad. Las personas reconocidas como pensamientos empezaron a verlos, el monstruo no le tomó importancia y el niño tuvo un poco de temor, después de eso, el monstruo empezó a desaparecer y, cuando desapareció, dejó plantada una semilla que creció rápidamente.

El niño, luego de ver cómo desapareció el monstruo, se empezó a convertir en el niño monstruo, más conocido como pensamientos o sentimientos. Después el niño, ahora monstruo,  empezó a vagar por los sueños y por el bosque de las pesadillas, hasta que llegó al mismo sitio donde antes reposaba en la roca, en medio del río de esperanzas.

El monstruo empezó a divagar por sus recuerdos, tanto así que encontró a otro niño en sus pensamientos y empezaron la misma ruta otra vez.

2 Comments

  1. Que cuento más profundo e interesante, definitivamente nuestros pensamientos muchas veces pueden ser monstruos, si así lo permitimos, pero también creo que los podemos cambiar a sueños y eso es más lindo. Muy lindo cuento Valeria, felicidades y a seguir escribiendo para la humanidad, te necesitamos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.