Mercedez Holtry: «También se necesita valor para ser escritora. Se necesita valentía para escribir desde el corazón»

Entrevista a Mercedez Holtry

Entrevista de Lauri García Dueñas a Mercedez Holtry, una de las jóvenes poetas chicanas más importantes de Estados Unidos


Entrevista por Lauri Cristina García Dueñas | Escritora y periodista
Traducción por Emmanuel Vizcaya


Conocí a Mercedez Holtry en el festival «Diverso» de la Ciudad de México en 2017. Quedé impresionada por su forma de encarnar sus poemas. Ella es una fuerza de la naturaleza y una de las jóvenes poetas chicanas más importantes de Estados Unidos.


«Mercedez Holtry. Ese es Mercedez con una «z» y no una «s». Esa es una de mis mayores cosas que me molestan cuando la gente escribe mal mi nombre. Nací, crecí y me crié en Albuquerque. He vivido toda mi vida en Old Town, excepto cuando mi casa se quemó y tuve que mudarme a las alturas durante un mes mientras la reconstruían. Pero aparte de eso, he estado en Old Town toda mi vida.

»Tengo una familia chicana muy grande que es ruidosa, compasiva y cariñosa y, a veces, dramática, y otras no, pero en última instancia, soy una persona muy orientada a la familia.

»Fui a Albuquerque High. Ahora voy a la UNM y me graduaré con una licenciatura en Periodismo y Comunicaciones y Estudios Chicanos. Así que estoy emocionada por eso. Me graduo este diciembre y soy poeta de slam y hago poesía aquí en Albuquerque.

»Comencé a los 17 años, comencé a cantar poesía a los 17, he estado escribiendo toda mi vida pero no comencé a cantar mi poesía hasta en la escuela secundaria y, desde entonces, he sido un poeta en la comunidad. He criticado un par de poesías nacionales. Definitivamente, me he convertido en alguien de la comunidad que organiza algunos de los espectáculos y eventos. Sí, es como mi corazón. La comunidad de poesía en Albuquerque es como mi corazón, es lo que amo hacer. Y eso es un poco sobre mí».


¿En dónde naciste? ¿Qué día? ¿A qué hora?

Nací un lunes 15 de noviembre por la noche en Albuquerque, Nuevo México.

¿Qué signo eres? ¿Crees en los signos zodiacales o te vale? ¿Por qué?

Soy Escorpión, con luna en Sagitario y ascendente Géminis. Creo que la astrología puede ayudarnos a comprender mejor quiénes somos y qué propósito tenemos en la Tierra. Creo que nos conecta con el universo de manera divertida y creativa.

¿Cómo fue tu infancia?

Mi infancia fue hermosa. A pesar de que mis padres se divorciaron cuando tenía 12 años, tuve la mejor infancia. Mi familia siempre ha apoyado mucho mi crecimiento y siempre aceptó a la niña peculiar en la que me estaba convirtiendo. Me encantaba cantar, bailar, actuar, escribir y hacer deporte. Pasé mucho tiempo con mis abuelos que sólo hablaban español. Realmente ellos me enseñaron a estar orgullosa de ser una mexicana en Estados Unidos y la importancia de la familia. Lo valoro mucho, especialmente ahora que mi abuelo ya ha fallecido.

¿Cómo fue tu adolescencia?

Fue una mezcla de tiempos difíciles pero buenos. Yo era una adolescente muy ocupada que siempre estaba en actividades extracurriculares y luego, después de la secundaria, inmediatamente fui a la universidad, donde me involucré mucho en la comunidad poética. Siempre he creído en el lema «trabaja duro, y juega más duro», por lo que mi adolescencia estuvo llena de muchas noches realmente divertidas que apenas recuerdo porque me gustaba ir de fiesta con mis mejores amigos de la infancia. ¡Pero siempre me aseguré de hacer la tarea tanto en la secundaria como en la universidad!

Contáme cómo te convertiste en poeta… una anécdota…

Una vez estaba en el auditorio de la secundaria cuando un grupo de poetas del equipo de Albuquerque Poetry Slam subió al escenario e hizo Slam Poetry, una rama de la poesía que incluye a la palabra hablada interpretada con mucha energía y pasión. Yo siempre había sido poeta de clóset, pero no fue hasta que vi a estos increíbles poetas que me di cuenta de que yo también podía convertirme en performer. Me conecté con esa rama de la poesía porque por primera vez me vi a mí misma en la definición de «poesía». Fui testigo de historias que se contaban sobre la identidad de una manera muy refrescante y matizada. En ese momento, mi cerebro estaba emocionado por conectarse finalmente con la poesía que representaba quién era yo cuando era chicana, una mujer joven, una estudiante y una adolescente. Me uní al club de poesía de la secundaria y el resto es historia. Ahí comencé a participar en competencias de slam y luego viajé internacionalmente para representar a Albuquerque en varios eventos de National Slam Poetry en los que me fue bastante bien.

¿Cómo ha sido tu carrera? ¿Cuáles son los momentos más cruciales de ella?

Mi carrera en la poesía ha sido un viaje increíble que ahora está teniendo un papel más organizativo y de liderazgo en mi comunidad. He trabajado lo suficiente, he competido y me he colocado en diversos eventos nacionales como para sentirme cómoda diciendo que el aspecto competitivo del slam ya no es la fuerza motriz, sino lo que me ha brindado las oportunidades que tengo hoy como oradora, artista de la palabra y autora. Competir en slams en todo el país me ha ayudado a dar a conocer mi nombre y me ha permitido conocer algunos lugares increíbles con los que sólo había soñado antes. Uno de mis logros poéticos favoritos fue la invitación que recibí para participar en «Diverso», un festival de poesía en la Ciudad de México. Presentarme en México siempre había sido un sueño y conectarme con una gran parte de mi cultura y herencia fue una experiencia increíble, especialmente siendo de Estados Unidos.

Muchos dicen que la poesía «no sirve de nada», ¿para qué te ha servido a ti?

Me ha salvado la vida muchas veces. La poesía es quien soy y siempre será una gran parte de mi identidad.

En esta pandemia, ¿cómo ha sido tu proceso creativo?

He escrito un par de piezas que me han redefinido o al menos desafían mi estilo de escritura habitual. Sentarte contigo misma en una pandemia y escribir sobre la palabra que te rodea, te desafía a escribir con honestidad y desde un lugar de emoción cruda. Además, alguien muy cercano a mí murió a causa del COVID, por lo que ese proceso fue difícil. Si no fuera por el poema que escribí para mi abuelo poco después de su fallecimiento, creo que estaría llorando de manera muy diferente.

¿Quiénes fueron las personas que más creyeron e impulsaron tu talento?

Toda mi familia y mi comunidad siempre me han empujado a ser lo mejor que pueda ser. Les encanta lo que hago y estoy agradecida de tener a todo un pueblo que me acepta y apoya con tanta diligencia.

¿Qué le dirías a una niña latina que quiere ser poeta?

Le diría que lea, escriba y escuche a las voces hermosas que representan la latinidad y lo que significa estar orgulloso de la identidad con la que somos bendecidas. Ser poeta requiere mucho aprendizaje. También le diría que escriba sin pedir disculpas sobre quién es, incluso si le molesta a algunas personas, si rompe algunas reglas o si desafía a las personas que más ama. También se necesita valor para ser escritora. Se necesita valentía para escribir desde el corazón.

¿Cuál ha sido tu mejor y peor momento como autora?

Mi mejor momento es poder leerle a mi comunidad mi propio libro. Poder compartir mi creación con mi familia y comunidad es una gran bendición. El peor momento fue hacer innumerables ediciones una y otra vez. Fue un proceso agonizante.

¿Cuál ha sido tu mejor y peor momento como mujer?

Vivir la maternidad como madre primeriza ha sido una experiencia hermosa. El poder del vientre es glorioso y mágico. No cambiaría mi cuerpo por nada del mundo. Por supuesto que tener el cuerpo de una mujer conlleva tener que protegerlo siempre. Yo diría que el peor momento para mí serían todas las veces en que sentí que mi cuerpo no era lo suficientemente bueno. Momentos en los que mi cuerpo fue agredido sexualmente, avergonzado por ser «demasiado grande» y, en última instancia, donde me odiaba a mí misma y tenía que aprender a darle a mi cuerpo gracia y tiempo para sanar. Realmente, tuve que aprender a amarme a pesar de cómo me vea y lo que me pase.

¿Te consideras parte de una generación o movimiento literario?

Sí, soy millenial y soy parte del movimiento de slam poetry.

¿Cuáles son las características de la poesía latina/anglosajona en estos momentos?

No estoy segura acerca de la poesía anglosajona, ya que en Estados Unidos siempre ha sido el estándar en la educación para aprender sobre poesía. Creo que es aburrida y sobrevalorada o, al menos, la narrativa blanca y dominante lo es. Sin embargo, la poesía escrita por indígenas, negros y latinos está haciendo olas en el mundo literario. Nuestras historias son muy necesarias para las conversaciones sobre temas raciales en Estados Unidos y por cómo vemos el mundo a través de un lente de blancura y colonización. La poesía de nuestra gente es un hermoso mosaico de historias que representan muchas facetas sobre quiénes somos y por qué importamos a pesar de la narrativa dominante.

Comparte con nosotros uno de tus poemas que más te represente.


Su reflejo es resiliencia

Por Mercedez Holtry

Soy el reflejo de mi madre
y ella es el reflejo de su madre
y su madre es el reflejo de todas las abuelas que necesité para estar viva
lo que es decir
cuando me miro al espejo
veo una mujer cuyas manos muelen el maíz
el alimento base de lo que alguna vez fue mi civilización
Sobrevivimos porque mis manos
son las mismas manos que pasaron horas
trabajando y tejiendo
sanando la enfermedad del cuerpo de mis hijos
Mis caderas
son las mismas caderas
que dieron a luz a un legado de guerreros
Cuando miro el espejo, veo un rostro que dice
eres protectora de mucho más de lo que entiendes
veo a una sobreviviente
veo la fuerza
veo el dolor que ha pasado por mis venas
el trauma que fluye a través de los ríos de sangre
de este cuerpo que me dieron
Entiendo el sufragio
y cómo es intergeneracional
simplemente por existir en esta piel
con esta lengua bastarda
y la voz en mi cabeza que me dice que siga
se recopila en todos los idiomas
empuja más fuerte
y es así como nosotras
mujeres con tierra en vez de piel
y lodo en vez de ojos
prosperamos en las condiciones más adversas
en las peores circunstancias
y nos levantamos
como la luna
sin importar cuánto espacio ocupe el sol en el cielo
nos levantamos
recuperamos la noche
la oscuridad
y pintamos con estrellas
un recordatorio de que no importa cuan lejos parezca que estamos
de dónde queremos estar
Estamos hechas
de la más brillante de las luces
Somos el agua más turbia
fluimos, nos adaptamos y seguimos avanzando
cambiamos
rabiamos
peleamos
amamos
con cada fibra de nuestro ser
con cada dolorosa contracción
con cada apertura de nuestras caderas
con cada expansión de nuestro vientre
Alumbramos de amor al mundo aún sabiendo que está contaminado
pero enseñándole a crecer de todos modos
somos la metamorfosis del mes de la esfinge
la Detora en plena floración
la huella del correcaminos
cada fase cambiante de La Luna
y siempre estamos llenas incluso cuando el mundo no lo ve
Somos un desierto de euforia
somos las feministas y el feminicidio
cuanto más nos quieres muertas
más brotamos de la tierra
para hacer crecer bosques de árboles
somos el bosque y el fuego
la lluvia limpiando la sequía
el todo y el Todo
no puedes vivir sin nosotras
no podrás eliminarnos
nunca estarás sin nosotras
aquí estamos
somos tierra
somos cielo
somos el aliento
los pulmones
la inhalación
la exhalación
los ojos
mirando en el pozo de agua
el reflejo de quienes siempre hemos sido
quiénes,
dónde,
y qué
continuaremos
siendo siempre
Somos el reflejo de la resiliencia
y la resiliencia se parece a mi madre
que se parece a su madre
y que se parece a todas las abuelas que necesité para estar viva.

¡Gracias!

1 Comment

Deja una respuesta

Your email address will not be published.