Poema de Mario Zetino

Un poema de Mario Zetino

#DíaMundialDeLaPoesía Mario Zetino, poeta y traductor salvadoreño, comparte este poema-reflexión escrito en 2020, en el inicio de la cuarentena por la pandemia del Covid-19. Entre la incertidumbre del mundo, el poeta mira al Universo



Estudio de astronomía durante la cuarentena

the journey-work of the stars
Walt Whitman

And here, looking at the journey of the stars at night,
learning the constellations of Zodiac—
they have always been there, and I only knew two:
Taurus, with his eye named Aldebaran,
and Scorpius, a symbol of my way of being,
a symbol of my path through the days of this life.

¿Por qué a veces empiezo un poema en inglés
y después lo sigo en español? No tengo idea. Ahora vienen
a mí esta pregunta
y la absoluta no necesidad de responderla.

Me dejo llevar por la música.
Esta y así es mi mente;
estos son el sonido y el canto de estas olas.
Y celebro mi música escribiéndola:
abriéndole la puerta de par en par a las palabras,
que son la música común humana.

Ahora, en esta cuarentena mundial,
he regresado a mi casa y en las noches despejadas
sigo aprendiendo las constelaciones
—un estudio que comencé de niño e interrumpí por muchos años—,
los nombres de las estrellas que en lo alto 
son luz y son un viaje.

No sé decir mi asombro por estar vivo y poder ver estas cosas.

Estoy de vuelta en mi casa y puedo ver las estrellas
—en mi cuarto de alquiler en San Salvador no puedo—
y escucho las chicharras, esos seres que este año
de pronto se hallan libres de nuestro ruido y locura,
y se dedican a ser, a sólo ser lo que son,
y cantan libremente en su tiempo del año.

Supongo que si hubiera lugar en esta casa,
haríamos una pequeña fogata, recordando
nuestro tiempo de scouts: la flor roja del fuego
que nos ha convocado como especie por miles de años
a un lugar seguro cuando ya es de noche,
a un lugar de encuentro tras la vida del día,
a un lugar de misterio y de magia y asombro,
al lugar y al tiempo
de las historias.
Seres de cuentos somos, 
Homo mitologicus.

Las palabras sólo vienen
y van. Son como el viento.
Como hojas en el viento
y pájaros, las palabras.
No saben de fronteras
de la tierra o la mente.
Son igual que la vida:
son presente y misterio.

Soy sólo un ser humano que a esta hora presencia
la gran ola del tiempo sobre todos nosotros,
y en medio de esta ola de dolor y de muerte,
de incertidumbre y miedo,
de silencio
y esperanza,
recibo estas palabras
y las doy:

«Hemos estado ciegos, perdidos, desgarrados».

«Abre paso a la luz, esta es la hora».

«En nuestro corazón está el destino».

Tú que me lees, mira: este es el momento,
una llamada fuerte y clara a cada uno
para ir hacia adentro.
Y tú eres capaz, porque eres humano.
Somos herederos de la eternidad, dice Shakespeare.

Somos el Universo despierto y aguardando
detrás de nuestros párpados.
Y tú puedes tocar, y puedes sumergirte
en esta agua de renovación
en cualquier momento en que la busques.
Por ejemplo, justo ahora.

No reclamo poseer ninguna sabiduría
más que la sabiduría de la tierra que somos,
más que la sabiduría y el amor de las estrellas,
del polvo de estrellas que late en nosotros.

Polvo de estrellas, nuestra esencia física...
¿Y sólo esencia física?, pregunto.

Miro hacia las estrellas y pronuncio
—ayudado por una aplicación—
sus ancestrales y modernos nombres
en esta noche del mundo.

27 de marzo de 2020


Mario Zetino

MARIO ZETINO (El Salvador, 1985). Poeta y traductor. Es licenciado en Letras por la Universidad de El Salvador. Formó parte del taller de poesía de La Casa del Escritor. Ha publicado los poemarios Uno dice(2013, 2021) y Los caballos dorados. Ha compilado las antologías poéticas 25 poetas. Memorias de la Casa y David Escobar Galindo: La luz del amor jamás será ceniza. Se dedica a la investigación en estudios literarios y educación.

1 Comment

  1. ¡¡Me encantó!! Gracias por darnos alientos con su piesía. Algo que nos pasa, pero que no podemos escribirlas de forma hermosa como usted lo hace

Deja una respuesta

Your email address will not be published.